Albert Einstein: ¿Creyente o Ateo?

¿Quién Era Albert Einstein?

Albert Einstein fue un físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo, austriaco y estadounidense.

Se lo considera el científico más importante, conocido y popular del siglo XX. En 1915, presentó la teoría de la relatividad general, en la que reformuló por completo el concepto de la gravedad

¿Cual es la posición de Albert Einstein sobre Dios?

Los puntos de vista religiosos de Albert Einstein han sido ampliamente estudiados y, a menudo, mal entendidos.

Einstein declaró que creía en el Dios panteísta de Baruch Spinoza. No creía en un Dios personal que se preocupa por el destino y las acciones de los seres humanos, una visión que describió como ingenua.

Sin embargo, aclaró que “no soy ateo”, prefiriendo llamarse agnóstico, o “no creyente religioso”.+

Einstein también declaró que no creía en la vida después de la muerte, y agregó ” una vida es suficiente para mí “.

Estuvo involucrado estrechamente en su vida con varios grupos humanistas.

Frases de Einstein sobre Dios y la Religión

Estas son algunas de la frases de Albert Einstein con respecto a Dios y la Religión

Einstein y la Carta Atea

Recientemente, Albert Einstein, uno de las mas reconocidas figuras en el campo de la ciencia fue objeto de conversación en redes sociales debido a una carta que fue subastada por un monto de 2.9 Millones de Dolares.

La carta ha dado mucho de que hablar debido a la posición incredula que Einstein refleja en esa carta.

Parte de la carta dice lo siguiente con respecto a la Biblia:

La palabra Dios es para mí nada más que la expresión y producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de honorables, pero aún primitivas, leyendas que de cualquier manera son bastante infantiles. No hay interpretación, sin importar cuán sutil, que pueda cambiar esto para mí.

Sobre la religión judía, la Carta de Einstein dice lo siguiente:

Para mí la religión judía, como todas las demás religiones, es una encarnación de la superstición más infantil.

En lo que a mi concierne, este prominente científico sepulto cualquier posibilidad de llamarse creyente al llamar la Biblia una colección de leyendas primitivas y al decir que la religiones son una encarnación de supersticiones infantiles.

Obviamente los comentarios sobre esta carta han generado muchas reacciones. Entre los incrédulos, las palabras de Albert Einstein son dignas de citar.

Por otro lado los creyentes no ven con buenos ojos el contenido de la carta aunque su contenido no sea necesariamente el ultimo clavo en el ataúd en el cual esta metido la religión.

Otras Citas de Einstein sobre Dios

Los contenidos de la Carta de Albert Einstein sobre Dios no son las únicas declaraciones que este reconocido científico ha hecho sobre las religión, Dios y lo sobrenatural.

#1 Einstein y el Dios de Espinoza

Albert Einstein en respuesta a una pregunta sobre su creencia en Dios afirmo lo siguiente:

Yo creo en el Dios de Spinoza quien se revala a si mismo en el harmonioso orden de lo que existe, no en un Dios que se preocupa asi mismo con los destinos y acciones de los seres humanos.


“Do you believe in God?” citado en : “Has Science Found God?” por Victor J Stenger.

#2 Einstein Niega la Creencia en un Dios Personal

Esta es otra de sus declaraciones donde se reitera una vez mas su posición:

Fue, por supuesto una mentira lo que leíste sobre mis convicciones religiosas, una mentira que es sistemáticamente repetida. Yo no creo en un Dios personal y Yo nunca negado dicha afirmación y la he expresado claramente

Si hay algo en mi que pueda ser llamado Religioso, es mi incomparable admiración por la estructura del mundo tal y como nuestra ciencia pueda revelarlo.


Albert Einstein, letter to an atheist (1954), citado en “Albert Einstein: The Human Side,” edited by Helen Dukas & Banesh Hoffman.

#3 Einstein: Los Dioses son Producto de la Fantasía

Otra de las citas de Einstein también se refiere al hecho que Einstein considera la idea de Dios como una invención humana

Durante el periodo temprano de la evolución espiritual del genero humano, la fantasía humana creo dioses a la imagen del hombre.


Albert Einstein, citado en “2000 Years of Disbelief,” James Haught.

#4 Einstein y su Agnosticismo

Y las citas aun no terminan, yo creo que ya no queda sombra de duda de la posición de Albert Einstein sobre Dios y la religión

He dicho repetidamente que en mi opinión la idea de un Dios es una idea infantil. Usted podrían llamarme agnóstico. Pero yo no comparto ese espíritu del ateo profesional cuyo fervor es mayormente debido al doloroso acto de liberación de las trabas de la endoctrinamiento religiosa recibida en la juventud.

Prefiero una actitud de humildad correspondiente a la debilidad de nuestro entendimiento intelectual de la naturaleza y de nuestro propio ser.


Albert Einstein to Guy H. Raner Jr., Sept. 28, 1949, quoted by Michael R. Gilmore in Skeptic magazine, Vol. 5, No. 2.

#5 Albert Einstein sobre la Moralidad

Otra de las posiciones de Einstein es que la idea de Dios no debería ser algo que nos deberíamos tomar seriamente.

Esta es otra de sus famosas citas:

Me parece que la idea de un Dios personal es un concepto antropológico, el cual no puede tomarse en serio. No me puede imaginar otra voluntad o meta fuera de la esfera humana.

A la ciencia se le ha acusado de una carencia de moralidad pero la acusación es injusta.

El comportamiento ético de un hombre debería ser basado en la simpatía, educación y en los lazos sociales; ninguna base religiosa es necesaria.

El hombre efectivamente estaría en un pobre camino si este se tiene que ver restringido por el miedo al castigo y al esperanza de una recompensa después de la muerte.


Albert Einstein, “Religion and Science,” New York Times Magazine, November 9, 1930.

# 6 Albert Einstein acerca del Poder de la Oración

Y las declaraciones de Einstein continuan, esta tiene que ver con la opinion del reconocido cientifico sobre el poder de la oración:

La investigación científica esta basada en la idea que todo lo que se lleva acabo es determinado por las leyes de la naturaleza y por lo tanto esto también tiene que ver con las acciones de las personas.

Por esta razón, un investigador científico raramente podrá inclinarse a creer que los eventos pueden ser influenciados por la oración, un deseo dirigido a un ser supernatural


Albert Einstein, 1936, respondiendole a un niño que le escribio preguntando que si los niños oraban; citado en: “Albert Einstein: The Human Side, editado by Helen Dukas & Banesh Hoffmann