Mormonismo: ¿Deberían los Niños Ayunar?

¿Que es el ayuno?

La Iglesia enseña lo siguiente acerca del ayuno:

En la Iglesia hoy en día, se aparta un día de reposo al mes con el fin de ayunar. Los miembros de la Iglesia se abstienen de alimentos y agua durante dos comidas consecutivas en un período de 24 horas y luego contribuyen el dinero que hubieran gastado por la comida a los necesitados

¿Deberían los niños ayunar?

Muchos miembros se preguntan si los niños deberían ayunar.

El Libro Doctrina del Evangelio  responde la interrogante de la siguiente forma:

El presidente Joseph F. Smith instó a los padres a no obligar a sus niños pequeños a ayunar . He conocido a los niños llorar por algo de comer el día de ayuno . En tales casos ,  dejarles sin comer no les hará ningún bien. La compulsión engendra un espíritu de rebelión en ellos, en lugar de un amor por el Señor y sus semejantes.  (Gospel Doctrine, 5th ed. [1939], 244).

Una de las secciones de la revista Ensign de 1997 aconseja lo siguiente al respecto:

No debe esperar que los niños pequeños ayunen durante las dos comidas recomendadas. Sin embargo, después que los niños hayan sido bautizados y se les enseñe sobre el ayuno, se les debe animar a iniciar la práctica de este principio del Evangelio en la medida de su capacidad. Cuando los niños sean capaces, tal vez puedan en un primer momento abstenerse de comida y bebida durante unas horas, y luego poco a poco ampliar sus ayunos a dos comidas. Una sugerencia es animar a los niños de 8 a 12 años a ayunar durante una comida; los niños mayores de 12 años pueden ser alentados a ayunar durante dos comidas.  (Ensign – January 1997- I Have a Question )

El Élder Carl B. Pratt se refiere de la siguiente manera al tema:

No debemos obligar a nuestros hijos pequeños a ayunar durante el período de dos comidas que se recomienda, pero enseñémosles los principios del ayuno. Si se habla del ayuno y se proyecta en el entorno familiar, los pequeños estarán al tanto de que sus padres y sus hermanos mayores están ayunando, y comprenderán el propósito del ayuno. Ellos deben participar en las oraciones familiares para comenzar y terminar el ayuno. De esa manera, cuando lleguen a la edad correspondiente, estarán deseosos de ayunar con el resto de la familia. Nosotros hemos hecho eso y hemos alentado a los niños de entre ocho y doce años a ayunar durante una comida; entonces, al cumplir los doce años y recibir el Sacerdocio Aarónico o al ingresar a las Mujeres Jóvenes, los hemos alentado a ayunar durante dos comidas.  (Carl B. Pratt – Las bendiciones de un ayuno apropiado)

Por último Joseph B. Wirthlin confirma las demás enseñanzas en cuanto al tema en uno de sus discursos dados en la conferencia general:

Padres, enseñen a sus hijos la dicha de un ayuno apropiado. ¿Cómo pueden hacerlo? Al igual que con cualquier otro principio del Evangelio: permítanles ver que ustedes viven por medio del ejemplo. Después, ayudenles a vivir la ley del ayuno por sí mismos, poco a poco. Ellos pueden ayunar y también dar una ofrenda, si lo desean. Al enseñar a nuestros hijos a ayunar, puede otorgarles este poder para resistir las tentaciones a lo largo de su trayecto en la vida.  (Joseph B. Wirthlin – La Ley del Ayuno)

¿Os parece claro el asunto?